Mindfulness: Aprende el significado de la atención psicológica plena

Mindfulness es la traducción al castellano de acción o meditación consciente. Proviene del idioma pali (idioma en el que las enseñanzas de buda fueron registradas) y actualmente ha ganado popularidad pues es un ejercicio sano que implica la meditación tradicional, pero sin el matiz religioso.

Por eso, personas de cualquier credo pueden practicarlo tranquilamente para aliviar el estrés, mejorar su concentración y ser más productivas.

Para entender un poco mejor el concepto de mindfulness es necesario explicar la definición de meditación. La meditación es un término que engloba varias técnicas de relajación y concentración donde el individuo busca separar la mente del cuerpo.

Se enfocan en una idea o pensamiento durante un tiempo determinado que puede variar desde horas hasta incluso días o semanas. Tiene un sentido religioso y desde su aparición ha sido practicada por monjes y budistas.

El mindfulness a diferencia de la meditación tradicional, carece de religiosidad y en occidente es considerado como una práctica psicológica que puede mejorar varias afecciones y trastornos mentales, así como también es buena para aumentar la calidad de vida.

Su objetivo principal es lograr un profundo estado de conciencia con el uso de varias técnicas y métodos, y quienes lo practican con el tiempo pueden ser capaces de separar sus pensamientos para reconocerlos y brindar mayor atención al presente.

Como filosofía de vida, el mindfulness se centra en la experiencia de vivir el aquí y el ahora, pues libera a sus practicantes de situaciones que agobian y pueden hacer perder el control. Estas situaciones se traducen en malas decisiones y trastornos como estrés, ansiedad, insomnio, entre otras cosas que afectan tu salud y tu vida.

Si quieres saber más sobre el mindfulness te invitamos a seguir leyendo para conocer los aspectos principales sobre este tipo de meditación que se encuentra en su apogeo.

 ¿Cuál es el origen del mindfulness?

Los primeros pasos del mindfulness se remontan a Kapilavastu (actual frontera entre la India y Nepal) donde Siddharta Gautama hijo del monarca de esas tierras, cansado de su vida y afectado por el sufrimiento de sus semejantes, decidió entregarse al ascetismo (práctica religiosa en donde se renuncia a los placeres de la vida para nutrir el alma)

Según la historia, una noche Siddharta logró concentrarse por completo evadiendo las tentaciones que el dios Mara puso en su camino, hasta alcanzar el verdadero conocimiento para así convertirse en Buda o iluminado.

Antes de llegar a occidente, esta filosofía de vida se desarrolló durante un largo tiempo, pero a finales del siglo XIX fue descubierta por colonizadores británicos que sorprendidos informaron a sus superiores de la tranquilidad y autoconocimiento de los monjes que meditaban en la India.

En 1875 la práctica del mindfulness fue descrita por Jiddu Krishnamurti, una figura destacada de este movimiento, quien escribió varios libros dedicados a divulgar sus conocimientos.

La cultura oriental fue expandiéndose y en 1960 varios libros se inspiraban en la misma. Después en 1979 se crearon estudios para evaluar los beneficios de estas actividades y desde aquel entonces el amor por la meditación y el mindfulness ha ido creciendo, traspasando fronteras y despertando la curiosidad y asombro de millones de científicos y estudiosos.

La filosofía y estilo de vida budista ha trascendido con el paso de los años y es practicada por miles de personas, pero en occidente el mindfulness más que una religión es una técnica psicológica utilizada para mejorar la calidad de vida de las personas a través de su práctica.

 ¿Qué beneficios físicos y psicológicos te aportará la consciencia plena?

El mindfulness como terapia tiene varios beneficios físicos y psicológicos que es necesario conocer y por esta razón hemos recopilado algunos de los más resaltantes en la siguiente lista:

  • Reduce el estrés: según estudios, el mindfulness reduce la producción de cortisol (hormona del estrés) en el organismo y por eso se asocia directamente con la disminución del estrés.
  • Mejora el rendimiento académico: las funciones cognitivas aumentan con la práctica continua del mindfulness, ya que según expertos mejora el razonamiento verbal y la memoria de trabajo.
  • Protege contra enfermedades mentales y neurodegenerativas: cuando practicas mindfulness la densidad axonal (conexiones celulares) y la mielina (capa de tejido que protege el cerebro) aumenta, gracias a esto puede protegerte de enfermedades como por ejemplo el alzhéimer.
  • Ayuda con la pérdida de peso: la mayoría de las personas que realizan ejercicios de concentración plena han asegurado que les ayuda a cumplir sus metas y esto incluye las relacionadas con perder peso.
  • Mejora el sueño: como hemos dicho anteriormente, el mindfulness te ayuda a separar tus pensamientos y emociones, lo que te permite controlar los estados de ánimo y además mejora el sueño, suprimiendo pensamientos negativos que puedan interrumpirlo.
  • Aumenta la capacidad perceptiva: la resolución de problemas es un proceso que mejora con la práctica de la meditación mindfulness, ya que te ayuda a disminuir tus defectos y enfocarte en lo positivo al momento de enfrentar situaciones difíciles.
  • Contribuye a combatir trastornos como la depresión o ansiedad: pues al reducir el estrés y ayudarte combatir situaciones difíciles es una herramienta útil para liberarte de la ansiedad y la depresión. A continuación te presentamos los mejores ejercicios de mindfulness para combatir la ansiedad
  • Ayuda combatir los problemas de adicción: estos ejercicios mejoran la resistencia de las personas y son buenos para superar y evitar las recaídas en vicios como las drogas y el alcohol
  • En personas mayores, disminuye la sensación de soledad: la soledad en adultos mayores puede empeorar su salud y se ha demostrado que con la práctica del mindfulness esta desaparece, mejorando su calidad de vida
  • Mejora la inteligencia emocional: al aumentar la autoconciencia y autoconocimiento el mindfulness te ayuda a reconocer mejor las emociones, lo que contribuye a tener buenas relaciones interpersonales.

Estos son solo algunos de los beneficios que la práctica del mindfulness trae para ti. Como puedes ver es una actividad buena para tu mente y cuerpo, pues su constante práctica equilibrará tus pensamientos, emociones y estado físico.

¿Para quién es recomendable el mindfulness?

Todos pueden practicar mindfulness, solo es necesario disponer un poco de tu tiempo y encontrar un lugar cálido y tranquilo que te permita realizar estos ejercicios de la mejor forma posible.

En cuanto al tiempo podemos decir que esta actividad requiere de aproximadamente 30 minutos al día, pero puedes comenzar con sesiones cortas de 10 minutos para ir adaptándose y luego aumentar el tiempo de meditación.

El lugar por su parte, debe ser cálido tranquilo y sin ruidos. Evita aparatos ruidosos como alarmas y teléfonos móviles y en el caso de utilizar música durante las sesiones elige canciones relajantes. Puedes practicar mindfulness en entornos abiertos o cerrados solo debes recordar que la tranquilidad es lo primordial. Aunque el mindfulness es bueno para todas las personas, existen algunas condiciones médicas que pueden utilizarlo como tratamiento y entre ellas se encuentran la ansiedad, insomnio y trastornos de personalidad. También es una actividad muy buena para los niños, pues tiene algunos beneficios especiales para los pequeños de la casa.

Niños, personas con ansiedad, insomnio, trastornos de personalidad

Los trastornos de personalidad son un conjunto de afecciones mentales donde la persona experimenta sentimientos y emociones diferentes a las esperadas en su entorno sociocultural. Estos trastornos afectan la negativamente la capacidad de trabajo y la creación de relaciones interpersonales en quienes los padecen.

La ansiedad por su parte puede definirse como sistema de defensa que en pequeñas dosis es sano para tu cuerpo. El problema surge cuando las personas utilizan este mecanismo de forma exagerada lo que causa gran estado de inquietud y extrema inseguridad, mientras que el insomnio consiste la incapacidad de mantener el sueño, lo que impide el descanso de las personas e influye en el modo en que realizan sus actividades y rutina diaria.

La práctica del mindfulness es buena ya que contribuye a superar estos problemas de forma sana y natural, pues al ser una actividad cuyo enfoque principal es concentrarse en el presente y separar las emociones de la persona, puede ayudar a eliminar pensamientos obsesivos y malsanos pues muchas veces interrumpen el sueño y crean ansiedad.

También es una práctica que te relaja y libera del estrés, además es una excelente forma de reconocer tus emociones y las de los que te rodean, algo bueno para superar los trastornos de personalidad y llevar una vida más sana

En los niños el mindfulness tiene varias cualidades beneficiosas que van desde mejorar sus relaciones interpersonales hasta mejorar su consciencia del cuerpo, lo que les permite desarrollar actividades que aumenten su capacidad de protegerse y cuidar de su cuerpo.  Otros de los beneficios del mindfulness en niños son los siguientes:

  • Entrenar la capacidad de concentración
  • Aumentar la percepción del presente
  • Mejorar el autocontrol y disminuir los impulsos
  • Ayudar a los niños a disminuir las críticas negativas hacia otras personas y hacia ellos mismos, lo que además eleva su autoestima.
  • Aumentar la escucha activa y presente para conectar con el mundo que los rodea y mejorar su empatía
  • Desarrollar la curiosidad y la capacidad de asombro, para que los niños sean capaces de conectar con su exterior gracias a su interior tranquilo y sano.
  • Es bueno para mantener el equilibrio emocional y psicológico

Después de leer esta pequeña lista, seguramente te darás cuenta que el mindfulness en niños es una actividad sumamente beneficiosa. Muchas son las escuelas que a nivel mundial han incluido en mindfulness en su pensum educativo para mejorar la experiencia de aprendizaje y que los resultados educativos superen las expectativas.

Aprende más sobre –> Qué es el mindfulness para niños y todos los beneficios

Por eso, iniciar a tus niños en esta práctica es una de las mejores decisiones que puedes tomar para que ellos sean personas emocionalmente sanas y contribuyan a formar un mejor mañana, donde la inteligencia emocional tenga la importancia que tanto se merece.

El mindfulness o meditación activa es un ejercicio que desde su creación hace miles de años (quizá hace unos 1500 años) ha sido practicado por millones de personas para lograr un estado de conciencia plena y sabiduría que mejora la calidad de vida de forma considerable.

Los monjes y personas dedicadas a este estilo de vida han sido motivo de sorpresa para muchos, en especial para los occidentales quienes no entendían cómo un ser humano podía llegar a ese estado de calma y tranquilidad que ellos experimentaban.

Desde su aparición ha tenido algunos cambios sobretodo en lo que respecta a la religiosidad, pues actualmente el mundo occidental prescinde de este elemento y ve el mindfulness como una técnica psicológica libre de religión.

Más bien como una filosofía de vida que puedes practicar teniendo cualquier tipo de creencia religiosa, pues lo importante es conectar la mente con el cuerpo y liberarte de pensamientos negativos, mejorando tu conocimiento propio al vivir el aquí y el ahora.

Es una actividad que tiene varios beneficios tanto físicos como psicológicos y gracias a esto ha ganado su popularidad. Puedes practicar mindfulness para descubrir tus emociones, suprimir pensamientos negativos, superar trastornos emocionales y de personalidad, aumentar tu capacidad de aprendizaje, perder peso, entre otras cosas. También es perfecto para los niños pues los ayuda a desarrollarse como personas íntegras en todos los aspectos.

Los más importante en el mindfulness es saber dónde y cuándo practicarlo. Lo mejor es hacerlo en lugares cómodos, tranquilos y solitarios, utilizando música relajante y con bajo volumen para contribuir con el ambiente de calma.

 En cuanto al tiempo es recomendable practicarlo por 30 minutos al día y para forjar el hábito puedes comenzar con pequeñas sesiones de 10 minutos.

En un mundo lleno de contaminación, guerras y problemas es necesario un momento de paz y tranquilidad donde puedas encontrarte a ti mismo para poder conectar con el resto de los seres humanos y así mejorar tu experiencia de vida, por eso aprende a vivir tu presente con la práctica del mindfulness y descubre sus beneficios por ti mismo.

Si te ha gustado califica el artículo
[Total: 1 Average: 5]